jueves, 5 de marzo de 2015

La colección Escalofríos de Olímpic (1987-1989)



Como no podía ser de otra manera, esta entrada está dedicada a la memoria del gran Francisco González Ledesma, Silver Kane, recientemente fallecido.






El terror produce Escalofríos


            Hoy le toca el turno a una colección excepcional de bolsilibros de terror: Escalofríos (o Escalofríos Terror, como gustéis, ya que de ambas formas parece que era conocida) de Ediciones Olímpic. Sí, he dicho "excepcional" y miraré de explicaros el porqué.


            En primer lugar, debemos fijarnos en las circunstancias en las que se produjo el nacimiento de la editorial. Después de la aparición en mayo de 1985 del número 617 de la colección Selección Terror de Bruguera (Terror Party, de Lou Carrigan), y de la posterior publicación de Viaje usted con la muerte, de Alan Parker (número 30 de la colección Thanatos de Fórum), en el mes de julio de ese mismo año fatídico de 1985, los kioskos se quedaron huérfanos de bolsilibros de terror. Atrás quedaban las aventuras de Rollán (1972-1974), Easa (1975-1982) y los intentos de distintas editoriales para tratar de competir con Bruguera: Horror de Producciones Editoriales (1982) o Kapra Terror de Helios (1982-1983). Como cualquiera puede ver, el primer lustro de los ochenta fue terriblemente cruel con este tipo de literatura popular (en 1983 la propia Bruguera había decidido finiquitar su colección Selección Terror Extra con apenas 32 números). Así, 1986 se presentó como un páramo (o un cementerio, si lo preferís). No salió publicada ninguna novedad editorial y parecía que se había acabado un mundo para este tipo de bolsilibros (bien es cierto que los kioskos seguían distribuyendo colecciones de otras temáticas para los aficionados). Cuando la inmensa mayoría de autores se debatía entre quedarse en casa o fichar por alguna editorial que siguiera publicando bolsilibros (fundamentalmente, Ediciones B), Ralph Barby, o el magnífico encuentro entre la pareja Rafael Barberán Domínguez y Àngels Gimeno Romero, decide hacer de su capa un sayo y crear la editorial Olímpic en 1987 (recordemos que, a mediados de ese año, inició también su andadura Astri).


           Así, con grandes dosis de arrojo, tesón y un punto de magnífica locura, Ralph Barby decide abrir en Barcelona una pequeña empresa editorial, formada por tres socios, y tratar de ponerse el mundo por montera, luchando tanto contra gigantes como Ediciones B como contra viento y marea para conseguir el favor de un público lector cada vez más inclinado hacia el mainstream cultural que se servía en libros de otros formatos. Y decidieron dedicarse a publicar bolsilibros del oeste (bajo las colecciones Saloon, Espuelas y Pistoleros) y de terror (Escalofríos sería el refugio de este tipo de obras). Paulatinamente, la editorial también publicaría otro tipo de obras (desde tesis doctorales hasta obras de divulgación jurídica, pasando por la reedición de Viaje al horror, que había sido publicada en el número 2 de Selección Terror Extra en el lejano 1982).

 Las portadas de Escalofríos Terror eran collages con fotos y dibujos.


           Centrándonos en la colección Escalofríos, dos elementos más la hacían excepcional: por un lado, su aparición mensual entre 1987 y 1989, llegando a alcanzar la insólita cifra de 37 números (superando, por tanto, a las colecciones de terror de Producciones Editoriales, Helios, Fórum, Astri e, incluso, a la propia Selección Terror Extra de Bruguera); y, por otro y más importante, todas las obras eran fruto de la pluma (o de la tecla) de un sólo autor: Ralph Barby. Un hecho que convierte a esta editorial en un fenómeno único dentro de las colecciones de bolsilibros de terror. Además, en lugar de tratar de vivir de los bolsilibros ya publicados en Selección Terror de Bruguera, Escalofríos presentó una exquisita combinación entre obra inédita (26 títulos) y reediciones (11), para tratar de ofrecer al lector lo mejor de la producción terrorífica de Ralph Barby (por cierto, si alguien está interesado en la ciencia ficción de este autor, creo que es imprescindible leer este artículo escrito por José Carlos Canalda y Antonio Quintana Carrandi).


      Ediciones Olímpic SL consiguió ubicarse en el mercado, a pesar de los problemas ya mencionados más arriba, y llegó a conseguir colocar un millón de bolsilibros. Una cifra difícil de imaginar hoy en día y que parecía casi imposible teniendo en cuenta la situación nada halagüeña en la que había nacido la editorial. Pero, como dicen, el trabajo bien hecho, siempre suele dar sus resultados.


Las portadas de esta colección solían estar íntimamente ligadas a la trama de la novela.


            Antes de dejaros con la lista de publicaciones de esta colección (las reediciones de las obras que ya habían aparecido en la colección Selección Terror de Bruguera irán marcadas como ST), quería indicaros un par de cosas: por un lado, la curiosidad de un pequeño cambio de título en dos de sus publicaciones con respecto a la primera edición La sangre exige su precio (Selección Terror, nº 243) pasa a ser La sangre exige un precio (Escalofríos Terror, nº 17) y Las orgías de la gaviota caníbal (Selección Terror, nº 307), pasan a ser, simplemente, La gaviota caníbal (nº 37 y último de Escalofríos Terror); y, por otro, no quería acabar esta entrada sin advertir que Ralph Barby está más fuerte que nunca y sigue en la brecha aterrorizando a los lectores desde varias editoriales y colecciones, destacando sobremanera su última obra, La baronesa, una novela vampírica de casi 300 páginas que estoy seguro que no os dejará indiferentes (publicada por Alberto Santos Editor).


            Muchas gracias por vuestra lectura y por vuestros comentarios, ya que me ayudan a seguir mejorando este blog, que no quiere ser otra cosa que un homenaje a un género popular y a las colecciones de bolsilibros que lo acogieron.

Jordi Llavoré


PD: Quisiera agradecer públicamente la ayuda recibida por parte de Ralph Barby (tanto Àngels como Rafael), para la confección de esta entrada.




Colección Escalofríos de Olímpic:





TÍTULO

AUTOR

REEDICIÓN
1
El espíritu nunca muere
Ralph Barby

2
Hija del satanismo
Ralph Barby

3
Mato, luego existo
Ralph Barby

4
El diablo de Notre-Dame
Ralph Barby

5
La leyenda de Aimee
Ralph Barby

6
Peligroso viaje astral
Ralph Barby

7
El ascensor está libre...
Ralph Barby

8
El aullido de la bestia
Ralph Barby

9
Nasciturus
Ralph Barby

10
La jugada final
Ralph Barby

11
Poderes de la mente
Ralph Barby

12
Shock
Ralph Barby

13
La orgía del caserón
Ralph Barby
ST-120
14
Residencia de castigo
Ralph Barby

15
El protegido
Ralph Barby
ST-205
16
La carta astral
Ralph Barby

17
La sangre exige un precio
Ralph Barby
ST-243
18
Reloj parado
Ralph Barby

19
La mariposa de la muerte
Ralph Barby
ST-269
20
Sangre B negativo
Ralph Barby

21
La perra encadenada
Ralph Barby
ST-297
22
Entre sábanas
Ralph Barby

23
Macabra colección
Ralph Barby
ST-258
24
Noche de máscaras
Ralph Barby

25
El estanque
Ralph Barby
ST-255
26
Necromancia
Ralph Barby

27
Las sádicas doncellas
Ralph Barby
ST-51
28
El bastardo
Ralph Barby

29
Doctor diabólico
Ralph Barby

30
Lágrimas calcinadas
Ralph Barby

31
Los gatos de Circe
Ralph Barby

32
Profanación
Ralph Barby

33
Un pájaro llamado Leonard
Ralph Barby
ST-326
34
Querido muñeco
Ralph Barby

35
Mis amigos los muertos
Ralph Barby
ST-320
36
El viejo y la ninfa
Ralph Barby

37
La gaviota caníbal
Ralph Barby
ST-307


6 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu inmensa labor rescatando la novelística de Terror de todas las editoras que lo han publicado en este formato de bolsilibros. Estoy seguro de que entre todos los escritores hemos dejado una huella que va a ser difícil de borrar. Un abrazo, Jordi Llavoré.
    Ralph & Àngels

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Ralph. Muchísimas gracias a vosotros los creadores de tantas aventuras y tantos sueños, por forjarnos esa huella indeleble y por haber contribuido a la historia de la literatura española (aunque algunos no se enteren o finjan no enterarse). Un abrazo para ambos.

      Eliminar
  2. Solo hay un puñado de sus obras en Amazon, echando un vistazo rápido. Nunca he comprendido por qué, en la era de internet, los legendarios autores de estos bolsilibros no reeditan en formato electrónico toda su obra.
    No me refiero a que cada uno tenga una web donde venda como pueda algunos de sus libros (y en pdf, aun encima), sino a ponerlos todos a disposición de los nuevos lectores, que leen en kindle, móvil o tableta.
    ¿Es pedir un imposible que se pongan de acuerdo Ralph Barby, Lou Carrigan, Frank Caudett, los herederos de Garland, Kane, etc., y reeditar (en formato epub, mobi, fb2, da igual) a precios populares esos miles de libros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sería una muy buena iniciativa, aunque, por otra parte, sería un enorme trabajo que no sé si los autores podrían / querrían hacer.
      Por ejemplo, Ralph Barby sí que ha reeditado numerosos de sus libros en formato digital y / o físico, y, por ejemplo, Lou Carrigan también reedito varias de sus obras en formato papel. Después, también tienes las iniciativas de Dlorean (que reeditará en breve obras de terror de Curtis Garland y reeditó Cazadores de vampiros de Lem Ryan) y Darkland (que reeditó Rancho Drácula, de Silver Kane y El fantasma de Baker Street, de Curtis Garland). Por último, también quería señalarte que hay varias personas editando de manera "personal" alguna obras en distintos formatos digitales (epub, pdf, mobi, fb2...). ¡Muchas gracias por tu visita!

      Eliminar
  3. Pero solo la punta del iceberg y mas bien de la colección La conquista del espacio

    ResponderEliminar
  4. Puede ser, Francisco. Las colecciones de ciencia ficción han tenido más seguimiento "crítico / divulgativo" que las de terror o del oeste, y, es posible, que más seguidores "adultos" de ciencia ficción sigan reivindicando sus novelas de juventud, que no en el caso del terror. Aunque, Selección Terror de Bruguera, precisamente, todavía sigue teniendo pegada y quedó mucho en la retina de los que la vivieron semanalmente en los kioskos y "lugares de cambio".

    ResponderEliminar